El secreto mejor guardado del Museo de Montserrat

Situado bajo las plazas de delante del santuario que construyó Josep Puig i Cadafalch entre 1928 y 1933, el Museo de Montserrat es, para desconocimiento de muchos, la segunda pinacoteca más importante de Catalunya y posee, entre muchas valiosas obras de arte, el único Caravaggio que hay en la comunidad.

Texto: Marta Parreño. Fotos: Sheyla Butsems.

27

Se calcula que tan sólo el 8% de los visitantes que acuden a Montserrat entran en el museo. Sea por desconocimiento, por las prisas o por la creencia errónea de que es un museo religioso, el 92% restante se queda a las puertas de un espacio que reúne obras de Caravaggio, Picasso, Dalí, Monet, Degas, Sisley, Rusiñol, Casas, Scully y un largo etcétera que cualquier museo del mundo desearía para si. La mayor parte de ellas han sido obtenidas gracias a donaciones particulares, entre las que destacan las de Josep Sala i Rabell y la de Xavier Busquets.

 

La primera sala, dedicada a la pintura antigua (siglos XIII a XVIII) está protagonizada por la joya de la corona, el único caravaggio que hay en Catalunya y uno de los tres de todo el estado español. Es el San Jerónimo penitente (c. 1605), una obra fascinante centrada en la figura del anciano en actitud meditativa. Adquirido en los años 20 por el padre Bonaventura Ubach, se le atribuyó inicialmente una autoría diferente hasta que en los años 50 el historiador Roberto Longhi descubrió que era obra del primer gran exponente de la pintura barroca.

 

La sala de pintura y escultura moderna, a continuación, es la más cuantiosa. Con 270 cuadros expuestos, abarca la pintura figurativa desde mediados del siglo XIX a mediados del XX. Además de la pequeña colección de los maestros del impresionismo, con obras de Degás, Sisley, Monet y Pisarro, y dos cuadros un Picasso aún adolescente, en esta sección está representado el florecimiento artístico de la cultura catalana desde la época medieval: desde el Romanticismo pasando por el Realismo (Martí i Alsina), la Escola de Olot (Vayreda), el Modernismo (Rusiñol, Casas…), los postmodernistas (Mir, Nonell), los noucentistas (Torres García, Sunyer) y esculturas de Josep Llimona o Pablo Gargallo, entre muchas otras.

La sala Nigra Sum reúne una variada muestra dedicada a la iconografía de la Mare de Déu de Montserrat y su plasmación artística a lo largo de los años. “Esto es en realidad lo que espera encontrarse la gente, pero es tan solo una sala”, afirma Raül Maigí, auxiliar de dirección del museo; “y en Montserrat hay un museo de arte de primer nivel, estamos hablando de la segunda pinacoteca más importante de Catalunya después del MNAC”, reivindica.

En la sección de Arqueología del mundo antiguo, con objetos procedentes de Mesopotamia o Egipto, entre otros, destaca una de las pocas momias egipcias que hay en Catalunya. Y ya en la planta baja, encontramos la sala Phos Hilarion, con más de un centenar de iconos griegos y rusos de los siglos XVII a XX, y una muestra de orfebrería religiosa con los principales objetos litúrgicos de la Abadía de Montserrat.

La salida del museo la preside un gran cuadro de Dalí, Academia Neocubista (1926), la segunda pieza más importante tras el cuadro de Caravaggio por su gran formato y porque fue realizada en un momento de cambio. Tras él, Dalí ya haría cosas más surrealistas. “Este cuadro viaja muchísimo, tenemos que intentar cuidarlo porque lo piden para muchas exposiciones y no podemos estar constantemente prescindiendo de él. El año pasado estuvo en Florida”, afima Maigí.

Esta rica amalgama de tesoros desconocidos para el gran público finaliza con una pequeña sala dedicada al arte contemporáneo y de vanguardia, con obras de Scully o Tàpies. Ésta y las exposiciones temporales permiten una rotación y el contacto con artistas contemporáneos que están trabajando actualmente. Esa actualidad ayudará quizás a que este museo reciba todas las visitas que merece de gente que hoy, por desconocimiento, se está quedando a las puertas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *