Entrevista a Susan Sarandon

Pienso que ser actriz es una manera de alimentar el alma

Susan Sarandon fue la gran estrella del Sitges, Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya que celebraba su 50ª edición. A la protagonista de filmes míticos como “Thelma y Louise”, “Pena de muerte” -por el que fue galardonada con un Oscar-, “El cliente” y muchas otras que permanecen en la retina del público se la reconoció por sus filmes fantásticos como “The Rocky Horror Picture Show” o “El ansia”, considerados de culto. En su estancia en Sitges ofreció una multitudinaria rueda de prensa y una masterclass especialmente dirigida a los actores y actrices, a los cuales dio una auténtica lección de saber estar, y de cómo ser una estrella, sin perder la proximidad.

Texto: Albert Roca.

Fotos: Sheyla Bustems.

¿Cómo se podría definir como actriz?

Quizás lo más inusual en mi carrera es que soy una actriz de personajes, muchos tipos de personajes. Hay gente que me conoce por The Rocky Horror Picture Show pero he hecho muchas películas, algunas de las cuales no han tenido éxito pero que las aprecio mucho. Es como en la vida, no puedes escoger a tus hijos, y lo mismo pasa con las películas, que ocupan un lugar en tu corazón.

¿Para ser actriz hay que tener una vocación especial?

Ser actriz es un trabajo que se hace porque quieres, pero con una carga de profundidad. Cuando no lo estás haciendo te sientes mal. Evidentemente, hay una necesidad económica que crea tensión pero lo más importante es que explicar historias de diferentes maneras ayuda a que el mundo sea mejor. Y hoy en día hay muchos más medios que antes para hacer películas, como ha sucedido con mi hijo que acaba de hacer un filme de bajo presupuesto. También pienso que ser actor es una manera de alimentar el alma. Por ello digo -se dirige al público de la masterclass integrado por actores y actrices- “sois los guardianes de los sueños”, con una misión especial para explicar cómo somos. En mi país todos los medios de comunicación están comprados por las grandes compañías, y por eso es importante hacer muchas obras de teatro y muchas películas para poder mantener ese espíritu bien vivo.

¿Qué opina sobre las redes sociales?

Las redes sociales, desde luego, han cambiado la idea de lo que significa ser famoso, especialmente en la gente joven. Un buen ejemplo es el milagro de la familia Kardashian. Los jóvenes quieren ser famosos y no cantantes o actores. Por el lado positivo, en las redes sociales las películas se pueden ver en diferentes medios, y eso es muy positivo.

¿Y eso os afecta directamente?

Da un poco de miedo lo que está pasando en el cine o la moda. Se hacen muchos castings en base a los seguidores que tienen en las redes sociales. Me han hablado de muchas modelos que son comunes, y otras de gran nivel, pero se mira sobre todo el hecho de que tengan más seguidores.

¿En la actualidad los actores os exponéis mucho de cara al público?

En la época de Bette Davis y Joan Crawford se protegía más a los actores, aunque por otro lado habían muchas fuentes de cotilleo. Ahora hay mucha más libertad, te pueden fotografiar con tu familia comiendo. Y ya no hay tanto misterio en las estrellas del cine.

¿Cuando le llega un proyecto que es lo que mira primero?

Lo primero es que quiero pasármelo bien, y que me paguen, que no lo haya hecho antes, que sea un reto para mí. Cuando mis hijos eran pequeños lo hacía en función de ellos por las distancias. Me gustan las historias de amor y en las películas que he hecho he interpretado personajes que se abren, que se muestran vulnerables. Cada uno es protagonista de su propia vida. Las mujeres normales tienen historias extraordinarias que contar.

¿Y en cuanto a los guiones?

Lo primero que hago es leerlo varias veces y si hay cosas que no entiendo, pido al guionista que sea lo más específico posible, que ayude a la progresión de la trama. Después me encuentro con el director e intento entender que el guión sea eficiente, sin redundancias. No necesito mucha preparación especial, soy lo máximo de eficiente de cara al guión.

En Sitges se ha proyectado uno de sus primeros filmes ”The Rocky Horror Picture Show”. ¿Qué recuerdos tiene?

No fue tan divertido rodarla. Yo recuerdo que en el casting me daba un poco de miedo cantar, porque no sabía cantar. Nos trasladamos a Inglaterra, donde hacía un frío terrible, y cogí una neumonía, y estuve un mes así. Era una producción de bajo coste y por ello teníamos que cambiar de alojamiento con frecuencia. Fue un rodaje duro y difícil pero reconozco finalmente que tengo un gran recuerdo.

ROCKY HORROR PICTURE SHOW, Barry Bostwick, Susan Sarandon, 1975, TM and Copyright (c) 20th Century Fox Film Corp. All rights reserved. Courtesy: Everett Collection

 

También ha hecho mucho teatro…

Me gusta mucho hacer teatro. Respecto al cine pienso que es la diferencia entre hacer el amor y masturbarse, por el hecho de hacerlo directamente o en soledad.

Con la perspectiva del tiempo. ¿Qué ha aprendido con la interpretación?

Lo que me enseño la interpretación es que todos tenemos miedo a las mismas cosas y tenemos las mismas ansias. Para poder interpretar hay que encontrar dentro de ti mismo lugares similares para reconocer a tus personajes.

Susan Sarandon, estrella mediática… y comprometida

Susan Sarandon, recibida en olor de multitudes en Sitges, se ha distinguido por seguir un propio camino que le ha llevado a la senda del éxito. Muchos de sus trabajos cinematográficos son recordados no sólo por la interpretación que tuvieron, sino por el mensaje profundo que llevaba. Y así ha sucedido a lo largo de su trayectoria que empezó en el año 1970 con la cinta dramática Joe, y donde no tardó en llegar el éxito con la producción The Rocky Horror Picture Show. Con la tranquilidad de saber escoger sus papeles ha sido nominada en cinco ocasiones para los Oscar, de los cuales en una ocasión, por Pena de Muerte, recogió el premio. Además de su faceta de actriz también es conocida por la de productora de teatro, cine y televisión. Su vertiente activista es largamente conocida, destacando el apoyo en el año 2011 al movimiento de los ”indignados”, y también la humanitaria, por la cual en el 2010 fue nombrada embajadora de buena voluntad de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

 

Galería Fotográfica

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Valora nuestro trabajo
[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *