Entrevista a Sergio Cócera

Sergio Cócera: 20 años en los fogones...

Es ya uno de los chefs y empresarios del ocio y la gastronomía más destacados de la comarca. Sergio Cócera celebra sus 20 años en las cocinas recibiendo dos importantes premios y consolidando su CBC como uno de los referentes de la modernidad y la alta cocina en su querido Castelldefels.

Texto: Gonzalo de Martorell.

Fotos: Sheyla Butsems.

Cada vez que le preguntan a Sergio Cócera si se siente más cocinero o empresario salta como impulsado por un resorte para responder que él, sin duda y antes que cualquier otra cosa, es “un tipo que da de comer a la gente lo mismo que le gusta comer a él”. Una filosofía clara y simple para alguien que creó el Grupo Lancaster casi como una vía para canalizar su particular visión de los fogones. Hoy esa aventura cuenta con cinco establecimientos -en Castelldefels, Viladecans y Gavá Mar- y 150 personas pero, a sus 37 años, Sergio sigue reivindicando insistentemente su condición de cocinero, como si temiera que el éxito de sus negocios acabara haciendo sombra a su talento en la cocina. Y lo hace, además, como debe hacerlo un chef: con propuestas sólidas, diferentes y con personalidad propia.

Bases sólidas

En un sector, el de la alta cocina, donde el aprendizaje al lado de grandes mentores forma parte indispensable de la trayectoria de un profesional, Sergio Cócera se formó ¡nada más y nada menos! que en las bambalinas de El Bulli de Ferran Adrià, El Celler de Can Roca y junto a Juan Mari Arzak.
Desde entonces han transcurrido veinte años que el de Castelldefels, confiesa, han pasado sin darse cuenta: “Miro atrás y pienso que ha llegado un momento, como el de ahora, en el que finalmente puedes disfrutar de todo con más tranquilidad. Lo más paradójico es que yo no tenía vocación de cocinero, si por ello entiendes soñar desde pequeño con llegar a serlo. Lo mío ha sido más constancia, descubrimiento y enamorarme de la profesión poco a poco. Incluso después de años de formación en las mejores escuelas me costaba tomarme en serio como cocinero... hasta que tuve el privilegio de trabajar con gente que sabía mucho más que yo y eso me hizo crecer y mejorar. A partir de ahí mi visión de la profesión y de lo que representa cambió por completo”.

Fusión y modernidad

Las prioridades de Sergio Cócera se llaman “producto de proximidad“ y “dignificar la cocina de fusión”. Dos conceptos aparentemente incompatibles que, sin embargo, ha sabido convertir en la seña de identidad del “Casanova Beach Club”, su “buque insignia” y uno de los apuntes que ha conseguido que el nombre de Castelldefels aparezca marcado en todas las guías gastronómicas.


“Cuando cogí el CBC mi máxima preocupación era desvincularlo de la imagen de “sitio de moda” y convertirlo en un “sitio en el que se come bien”. El eclecticismo de la propuesta de fusión surgió casi por necesidad, para aprovechar todas las posibilidades del local... y descubrí que me encantaba ser ecléctico. Hoy ofrecemos más de 70 platos que nacen de cuatro estilos diferentes de cocina -asiática, brasa, mediterránea y mi cocina de innovación- y lejos de ser un inconveniente, tantas posibilidades creativas han acabado permitiendo el lucimiento del equipo”.


Y precisamente fruto de esa creatividad han llegado los premios; los últimos han sido el de “Mejor Postre 2017” por las “Texturas de chocolate” de la carta del CBC y el de “Mejor presentación de tapa” en otra de las “joyas de la corona” del Grupo Lancaster, el chiringuito Carita Morena.
“Los premios siempre te animan a seguir trabajando. Hay dos cosas que tengo muy claras: que, al final, todo esfuerzo tiene su recompensa y que estos veinte años han sido posibles gracias a que tengo un equipo fabuloso -con Ferrán Ibor al frente- y a todos los clientes que han confiado en nosotros y que, con el tiempo, se han convertido en amigos, en nuestra familia”.

Galería Fotográfica

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *