Viajar a la mágica Francia en alta velocidad

Históricamente Francia es unos de los grandes destinos turísticos para conocer y redescubrir. En cada una de las ciudades hay una historia, una cultura, tradiciones o atractivos gastronómicos… La unión en diciembre de 2013 de las dos compañías líderes en alta velocidad, Renfe y SNCF permitió unir Francia y España de una manera mucho más rápida, cómoda y de centro a centro.

Texto: Albert Roca. Fotos: Sheyla Butsems.

Los trenes de Renfe-SNCF en cooperación nos llevan a Montpellier, Nimes, Avignon, Aix en Provence, Valence, Marsella, Lyon, Paris, Carcassone o Toulouse desde ciudades españolas como Barcelona, Girona, Figueras, Tarragona, Zaragoza o Madrid. Se conectan 21 destinos internacionales con viajes diarios que se incrementan especialmente seis en primavera y hasta siete en temporada de verano. Esta vez vamos a descubrir dos ciudades mágicas ideales para una escapada de fin de semana: Narbonne y Montpellier.

DSC_3154

Narbonne, paraíso histórico, cultural y gastronómico

Narbonne es una ciudad mediterránea con 2.500 años de historia que pertenece a Languedoc-Roussillon. Situada a 100 km de la frontera española, y a 1h 57’ en tren desde Barcelona, es una población que permite disfrutar de la historia en un entorno natural preservado que ofrece tanto relax como una amplia gama de actividades deportivas de mar, montaña y gastronomía. El canal de la Robine, afluente del Canal du Midi, atraviesa toda la ciudad y nos permite pasear junto al agua o bien alquilar un barco para navegar y pasar una jornada diferente descubriendo Narbonne.

El imperio romano ha dejado huella histórica en diferentes espacios de la ciudad, muy bien conservados, como la Vía Domitia que observamos en la plaza principal o las galerías subterráneas del Horreum Romano. Otro de sus encantos es la catedral de San Justo y San Pastor, que presume de tener una de las cúpulas más altas de Francia, pero que tuvieron que dejar inacabada por las guerras.

DSC_3004

La ciudad cuenta también con una zona de viñedos y de mar, a 15km de la ciudad encontramos Narbonne Plage, una estación balnearia con 5 km de playa y un puerto náutico donde se organizan actividades para todos los públicos.

Tenemos que dejar un espacio a parte para hablar de la gastronomía de la ciudad. El punto de encuentro de la población es el mercado, que abre por las mañanas todos los días del año y permite comprar productos de la zona y degustar en sus restaurantes la comida y los vinos al mediodía. Pero la cuna de la gastronomía de Narbonne es el restaurante Les Grands Buffets, uno de los lugares más emblemáticos del Sud de Francia que se ha convertido en el referente de la ciudad.

Les Grands Buffets nos transporta a la época de la burguesía para que podamos disfrutar del placer de la auténtica mesa francesa, declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO. Su propietario, el Sr. Louis Privat, creó hace 27 años un concepto de restaurante para todos los públicos donde se pudieran saborear los platos típicos de la cocina tradicional de fiesta, en un ambiente único y acompañado del mejor vino de la región, y lo ha conseguido, ya que hoy en día recibe la visita de clientes de toda Europa.

DSC_3091

El precio es lo más curioso, ya que por 29,90€ disfrutamos sin límite de esta experiencia gastronómica. El restaurante se distribuye en diferentes buffets que proponen un recorrido por los grandes clásicos de la cocina: la rostissérie, le formage, le mer, la pastissérie y los vinos. En la zona de Le Mer y entrantes se pueden degustar ostras de Gruissan, langostinos, foie, variedad de embutido; el buffet de quesos propone más de 35 variedades exclusivas que se pueden servir a voluntad, para los platos calientes hay una amplia variedad tanto en los ya preparados en el buffet como en el asador panorámico donde se cocinan al momento la cassoulet, la langosta o bogavante, el foie gras, el steak tartar, el magret de pato…

Además, la guinda del pastel son los más de 70 postres que se ofrecen, todos elaborados diariamente por un maestro pastelero, y encontramos los clásicos de la pastelería tradicional: tarta tatín, macarons, Milhojas, Paris-Brest, Selva Negra, fruta, crepes... acompañados de una fuente de chocolate.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para poder degustar la comida, el restaurante propone más de 70 referencias en vinos de la región Languedoc- Roussillon, todas ellas en copa o botella y al precio distribuidor, siendo uno de los tres únicos restaurantes en toda Francia que propone esta opción.

Un entorno elegante y selecto, donde el público puede perderse en la variedad de cultura gastronómica que se cuece en este restaurante. Una decoración única, diseñada y cuidada al mínimo detalle y perfecto para ir con los más pequeños, que pueden disfrutar del menú de 0-5 años gratis y de 6-10 años a mitad de precio. El restaurante está situado dentro del ocio Espacé de Liberté marcado para que los niños puedan divertirse con actividades y juegos.

Y para hacer la escapada perfecta, el Château l’Hospitalet abre sus puertas para ofrecer una relajante estancia. Ubicado en un entorno mágico entre viñas, propiedad del prestigioso vinicultor Gérard Bértrand, disfrutamos, a menos de 10 minutos de la ciudad, de unas vistas al mar desde este lugar único. El Château ofrece habitaciones elegantes, que se han redecorado este pasado año, modernas y confortables, las cuales llevan por nombre alguno de los vinos cosechados en las viñas, un sitio perfecto para disfrutar con la familia, amigos o la pareja.

Montpellier, una ciudad llena de historia, cultura y vida

Desde la estación de Barcelona-Sants podemos conocer, a sólo 3 horas con el tren de alta velocidad Renfe-SNCF, la ciudad milenaria de Montpellier. Está considerada la octava ciudad de Francia, capital del Languedoc- Roussellon, y reúne arte contemporáneo, zonas naturales, comercio, ocio…

La ciudad respira juventud, ya que gran parte de la población es universitaria, y la vida se hace en las calles, bares, plazas… Para empezar a descubrir esta ciudad podemos recorrer las calles medievales del centro histórico, visitar la emblemática Plaza de la Cómedie donde se encuentra la ópera del siglo XVIII, la catedral de Saint Pierre, la facultad de medicina, el mikvé medieval donde se sitúa el baño ritual judío, la casa donde nació Jaume I, la plaza de la Concordia…

Montpellier 2

Para conocer mejor el ambiente juvenil, podemos hacer una parada en La Panácee. Se trata de un lugar emblemático de la historia de la medicina de la ciudad, y que actualmente es un lugar de encuentro entre los artistas, los estudiantes que se alojan en la residencia, y el público. Además acoge de manera permanente diferentes exposiciones y tiene una gran luz y vitalidad, presente a lo largo de toda la ciudad. Allí podemos disfrutar de una comida en el restaurante, un aperitivo…

Otro de los lugares más emblemáticos que no podemos perdernos, y al que se llega caminando tranquilamente es el Arco de Triunfo, inspirado en el de París con su largo paseo, y desde el cual, en el punto de la cima podemos enamorarnos definitivamente de Montpellier, con las grandes vistas aéreas no sólo de la ciudad sino también de todo su entorno. Y para los amantes del arte contemporáneo, Montpellier tiene un gran museo, el Museo Fabre, que posee una de las mejores colecciones contemporáneas de Bellas Artes no sólo de Francia sino de Europa, y que se va renovando con nuevas obras de primera figuras del mundo del arte.

Montpellier

Montpellier está pensada para disfrutarla tranquilamente, sin tener que coger vehículo propio, ya que está todo conectado por el tranvía, característico en las calles de la ciudad. El tranvía nos lleva también a la zona nueva, Le Port Marianne, donde se encuentra el Ayuntamiento, las universidades y espacios lúdicos y comerciales.

Una ciudad muy especial ideal para disfrutar con los más pequeños, ya que propone un sinfín de actividades: el tren infantil que en 45 minutos recorre los lugares más emblemáticos de la ciudad, la zona del Odysseum, donde encontramos los cines, un planetario, una pista de hielo, restaurantes… el Acuario Mare Nostrum, donde los niños podrán conocer a Pingüinos, Tiburones…o el zoo de Montpellier, un espacio verde inmenso y que es gratuito.

Para planear una escapada perfecta, nuestra recomendación es el Hotel más emblemático y céntrico de la ciudad, el Grand Hotel du Midi, situado en la plaza de la Cómedie nos permite disfrutar de la ciudad con unas vistas únicas al centro y nos ofrece unas habitaciones renovadas en 2015 con un estilo contemporáneo.

Un hecho que subraya la importancia y repercusión de la Catedral “La Catedral es la madre de todas las iglesias, la sede del obispo. Además es un punto de espiritualidad importante, con 5 misas entre lunes y viernes, y 6 los fines de semana. Confesiones a todas horas. A nivel espiritual y de devoción es un lugar de culto fundamental. Y hay otras actividades como el día de Santa Llúcia, el 13 de diciembre, donde vendrán más de 20.000 personas. Las colas llegan a la Plaça de Sant Jaume”.

La Catedral es la de Santa Eulalia, que recuerda un personaje muy querido “La Mercè es la patrona civil de Barcelona, desde el Siglo XVII, y Santa Eulalia es una figura muy próxima a la ciudad. Una ciudadana que se enfrenta al imperio, que refleja el espíritu inconformista que no acata a todo un imperio romano. En Barcelona es un nombre muy querido y la presencia es tan importante que se mantiene la fiesta infantil de Santa Eulalia, fiesta mayor de inverno. También están las 13 ocas, la edad de Eulalia, que sean blancas es porque Eulalia fue virgen, y el carácter protector de las ocas como Eulalia que protege a la ciudad de Barcelona”.

Finalmente Robert Baró habla del presente y el futuro de la Catedral “hay un patrimonio inmaterial importantísimo: "la Coral Francesc Valls, que ha recuperado muchas músicas de autores históricos, como el Cant de la Sibil·la, que se interpreta en Navidad. El Esbart de la Ciudad Condal representa la historia de Santa Eulàlia y el Ou com Balla se sigue celebrando como desde hace siglos por Corpus. La Catedral tiene un gran movimiento a nivel inmaterial con esa frontera indefinida de donde acaba la fe y empieza la cultura”.

Galería fotográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *