La Catedral de Barcelona: “La madre de todas las iglesias”

Se levanta un nuevo día en la Catedral de Barcelona, también conocida como la “Seu” o la Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia, y así igual desde hace muchos siglos, concretamente desde el Siglo IV, con diferentes construcciones posteriores. Con tanta historia la Catedral está más viva que nunca, más joven, como se puede comprobar con la cantidad de miles de visitas diarias, que se adentran a descubrir sus secretos y misterios. Robert Baró Cabera, Conservador del Patrimonio de la Catedral de Barcelona, nos los desvela.

Texto: Albert Roca. Fotos: Sheyla Butsems.

En primer lugar Robert Baró cuenta donde empieza la historia y la trayectoria de la Catedral “Es un edificio ocupado desde el Siglo IV AC y desde entonces no se ha dejado de utilizar. A partir de entonces se han sucedido diferentes construcciones de estilo románico y gótico. Por ello se puede decir que es un edificio que se empieza a construir en el Siglo IV y se termina en el Siglo XX”.

Como edificio gótico la Catedral tiene una gran importancia y consideración a nivel europeo, respecto otras construcciones “La catedral de Barcelona a nivel de gótico es punto referencia ineludible ya que junto a la iglesia de Santa María del Mar, son las que marcan la pauta. La Catedral es anterior a la de Santa María del Mar y marcará la estructura de los edificios que se construyeron posteriormente, con las naves laterales a un mismo nivel de la nave central. Arquitectónicamente no tiene nada que ver con otras catedrales”. Sobre ello se explica “Las grandes catedrales tienen una nave central altísima pero las naves laterales son muy bajas. El concepto es un solo salón, a diferencia de las catedrales alemanas y francesas, en el que se busca la sensación de estar en un espacio amplio y muy unitario”.

En cuanto a los atractivos que tiene la Catedral, Robert remarca que “el edificio en sí es una joya de la corona, como lo es la Custodia, que se utiliza aún para el Corpus Christi en la procesión. Es del Siglo XIV, y en el Siglo XV se colocó encima del trono Real del Rei Martí L’Humà, instalada en el trono real del Siglo XV. A nivel de pintura la Pietat Desplà de Bartolomé Bermejo es el cuadro más importante ejecutado en España en el Siglo XV. Bartolomé fue el mejor artista español del XV y esta es su obra maestra”.

Además de joyas... la Catedral aguarda tradiciones “La fiesta del Corpus, que se celebra en la Catedral desde hace muchos siglos, era la fiesta grande de Barcelona hasta que llegó la Mercè. Y todo el vestuario y folklore se desarrolla a partir del Corpus de Barcelona, por ejemplo la Fiesta Mayor de Sitges y el imaginario popular de Catalunya, desarrollado a partir de la capital”.

El Conservador de la Catedral destaca también los centenares de personajes que han visitado la catedral y los eventos que se han organizado “Los más antiguos que conocemos son los mártires, como Santa Eulalia, San Paulí de Nola y Sant Pacià, Gala Placidia, la hermana del emperador, diferentes reyes visigóticos de cuando Barcelona era capital visigótica, Luis el Piadoso, hijo de Carlomagno, Carles el Calb, rey carolingio. Y todos los Condes de Barcelona, de la dinastía catalano-aragonesa han estado presentes e incluso enterrados. Carlos V convocó aquí una reunión importante del Toisón de Oro. En la actualidad visitas importantes fueron las de Juan Pablo II. De hecho, cualquier personaje importante que haya visitado Barcelona ha venido aquí

Un hecho que subraya la importancia y repercusión de la Catedral “La Catedral es la madre de todas las iglesias, la sede del obispo. Además es un punto de espiritualidad importante, con 5 misas entre lunes y viernes, y 6 los fines de semana. Confesiones a todas horas. A nivel espiritual y de devoción es un lugar de culto fundamental. Y hay otras actividades como el día de Santa Llúcia, el 13 de diciembre, donde vendrán más de 20.000 personas. Las colas llegan a la Plaça de Sant Jaume”.

La Catedral es la de Santa Eulalia, que recuerda un personaje muy querido “La Mercè es la patrona civil de Barcelona, desde el Siglo XVII, y Santa Eulalia es una figura muy próxima a la ciudad. Una ciudadana que se enfrenta al imperio, que refleja el espíritu inconformista que no acata a todo un imperio romano. En Barcelona es un nombre muy querido y la presencia es tan importante que se mantiene la fiesta infantil de Santa Eulalia, fiesta mayor de inverno. También están las 13 ocas, la edad de Eulalia, que sean blancas es porque Eulalia fue virgen, y el carácter protector de las ocas como Eulalia que protege a la ciudad de Barcelona”.

Finalmente Robert Baró habla del presente y el futuro de la Catedral “hay un patrimonio inmaterial importantísimo: la Coral Francesc Valls, que ha recuperado muchas músicas de autores históricos, como el Cant de la Sibil·la, que se interpreta en Navidad. El Esbart de la Ciudad Condal representa la historia de Santa Eulàlia y el Ou com Balla se sigue celebrando como desde hace siglos por Corpus. La Catedral tiene un gran movimiento a nivel inmaterial con esa frontera indefinida de donde acaba la fe y empieza la cultura”.

Galería fotográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *